Currently set to Index
Currently set to Follow

Fabricar tu mascarilla de protección

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), utilizar una mascarilla médica puede ayudarnos a limitar la propagación de ‎ciertas enfermedades respiratorias y de frenar algunos agentes infecciosos. Fabricar tu mascarilla de protección solo es una opción ante la imposibilidad de adquirir una certificada y con las garantías suficientes pues siempre es mejor que no llevar nada e ir totalmente desprotegido ante cualquier infección.

Sin embargo, el uso de una ‎mascarilla no garantiza por sí solo que no se contraigan infecciones y es vital sumar otras medidas de prevención, en particular la ‎higiene respiratoria y de las manos así como evitar el contacto cercano, guardando al menos 1 metro de distancia con las demás ‎personas. ‎Fabricar tu mascarilla de protección solo se recomienda en caso de la imposibilidad de adquirir una certificada, en farmacia o algún espacio que nos de plenas garantías, obviamente siempre es mejor llevar alguna protección que ninguna.

Puedes obtener más información y protegerte adecuadamente sobre la pandemia, leyendo en nuestra publicación ¿Qué mascarillas nos protegen ante el coronavirus?

Fabricar tu mascarilla de protección

 

El Ministerio de industria, comercio y turismo publicó una guía para la creación de mascarillas caseras. Nos aclaran que estas tienen «propósitos meramente higiénicos» y que «no es un Equipo de Protección Individual (EPI) ni tampoco un Producto Sanitario (PS)».

Como hemos dicho anteriormente, fabricar tu mascarilla de protección nunca y en ningún caso deberían sustituir una mascarilla de protección certificada ni tampoco una quirúrgica, pero menos es nada y siempre es mejor esto que ir desprotegido y  evitarán que se desprendan las gotitas respiratorias que puede expulsar alguien infectado cuando tose o estornuda y transmitirnos la enfermedad pues el agente infeccioso es altamente contagioso y es prioritario a nivel mundial, frenar cualquier brote.

Es vital, al igual que la higiene, estar actualizados en cuanto a la información, por ejemplo en Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Resumimos ciertos puntos del documento:

  1. Diseño. Debe cubrir nariz, boca y mentón garantizando siempre un ajuste adecuado con la cara para que no haya fuga alguna ni pueda entrar nada por los lados o huecos con desajustes.

  2. Material. Utilizaremos material filtrante, se recomienda textil no tejido con un espesor de 0,3 -0,5 mm. Es el utilizado en multitud de productos de nuestro día a día como bolsas de tela, gamuzas o batas, pero sugieren que usemos siempre gasas convencionales por tener un material biocompatible con la piel de las personas.
    Mostramos algunas especificaciones a tener en cuenta: Material filtrante: TNT (50% viscosa, 50% poliéster), suministrado en España por empresas como Sontara (Asturias) o NV Evolutiva (Valencia). Otros ejemplos: 40g/m2 (100% Polipropileno hidrófobo spunbond, 2 capas, parte exterior mascarilla); 44 g/m2 (80% Poliéster /20% viscosa spunlace, 2 capas); 20 g/m2 (100% Polipropileno hidrófobo spunbond,1 capa, parte interior mascarilla). Textiles que encontraréis en Todofil (Valencia y Madrid) o Hispano Tex (Barcelona).- Maquinaria a utilizar: máquinas de coser estándares.
  3. Estructura y fabricación. La mascarilla debe componerse por una capa doblada, para que así se separe el contacto entre la piel y la parte externa. Al conjunto debemos añadirle dos cintas de algodón elástico u otro material para garantizar la sujeción. El corte y el cosido podemos hacerlo con máquinas, con termosellado o manual. Lo único necesario es que la instalación reúna las condiciones de limpieza necesarias y que la materia prima no se manche ni contamine.