Currently set to Index
Currently set to Follow
  • ¿Qué mascarillas nos protegen?

  • ¿Cuáles no?

  • ¿Cómo utilizarlas?

Qué Mascarillas nos protegen ante el Coronavirus es lo que más preguntan las personas. Vamos a arrojar luz al tema. Es sabido que  el uso de mascarillas contribuye a frenar el contagio, reduce la propagación de cualquier infección y nos protege. Si estamos enfermos (aunque no tengamos síntomas) evitamos que las gotas con coronavirus salgan al exterior, y también su propagación, así mismo, nos protege de las gotas de saliva de otra persona y evita que nos llevemos las manos a la boca. Pero no olvidemos que ni todas valen ni todas son igual de efectivas en estas tareas.

Tipos de mascarillas

Mascarilla quirúrgica

Mascarilla protección coronavirus f

Este tipo de mascarillas, cubren boca y nariz, y están fabricadas con sustancias de polipropileno, un polímero similar a la celulosa vegetal, o también pueden ser de celulosa, por tanto, no dejan de ser mascarillas de papel con diferentes capas, habitualmente, suelen ser tres. Algunas llevan una capa de un material plástico para minimizar la salida de gotas, otras, pueden tener filtros; existen mascarillas planas o redondeadas y algo más rígidas. Estas mascarillas, no están concebidas para proteger de aerosoles, pero sí pueden ser  una barrera efectiva para esas gotas de saliva que suelen propagarse con la tos, al hablar o al estornudar.

Por tanto, solo evitan que las gotas con virus salgan al exterior ya que no están diseñadas para proteger de fuera hacia dentro, solo protegen de dentro hacia fuera.  No protegen del ambiente, pero son útiles para evitar la propagación del virus, que este no salga.

Si la mascarilla quirúrgica gozase de una parte impermeable, poco porosa, sí puede evitar que entren las gotas más grandes, por lo cuál,  si dos personas las llevan, ambas evitan esa posible diseminación y un nuevo brote, que podría multiplicar la extensión del virus y demás gérmenes.

Con motivo de la escasez de mascarillas de mayor calidad o garantía, los protocolos sanitarios actuales de atención inicial al paciente del Ministerio de Sanidad, así como los de las comunidades autónomas, nos recomiendan que tanto el personal sanitario como el paciente usen mascarillas quirúrgicas. Esto es así siempre que no haya aparatos de respiración o nebulizadores activados. No es una opción que nos ofrezca tantas garantías como las mascarillas autofiltrantes FFP2 o FFP3, pero son necesarias si carecemos de otro método de protección. Como siempre, aconsejamos informarse, consultar en medios oficiales como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o la Organización Mundial de la Salud.

 

 

Mascarillas filtrantes

Mascarilla protección KN 95

Conocidas como FFP (filtering face piece) implementan un filtro de micropartículas que impide la difusión del virus de fuera hacia dentro. Su objetivo es proteger a quien la lleva puesta. Existen tres tipos, según la eficacia de su filtro:

  1. FFP1 = filtran el 78% del aire
  2. FFP2 = filtran el 92%
  3. FFP3 = filtran el 98%. Algunas tienen una válvula de exhalación para reducir la humedad en el interior de la mascarilla.

Las mascarillas FFP2 y FFP3 sí impiden la entrada del coronavirus;

Mascarillas caseras: de papel higiénico o de tela

 

Este tipo de mascarillas, están hechas con papel higiénico, tela u otros tejidos, estas mascarillas «caseras», no están médicamente comprobadas, ni autorizadas, por tanto, no ofrecen garantías más allá de ofrecer una barrera protectora para determinadas gotas, tienen poca acción protectora,  la que apenas ofrecería un pañuelo de papel o de tela, porque no son más que eso.

Mascarillas contra gases y vapores

Estas mascarillas, protegen lo mismo que una mascarilla quirúrgica. Están concebidas  para poteger de sustancias tóxicas como pintura y aerosoles, pero no para impedir la inhalación ni exhalación de microorganismos como el coronavirus. Para esto solo sirven las FFP2 y las FFP3.

Resumiendo,  para evitar el contagio por el coronavirus…

La mascarilla quirúrgica, por su diseño, está concebida para evitar que quien la lleva pueda contaminar a su alrededor. Su tejido recoge las microgotas exhaladas al respirar, pero no ofrece garantías para retener todas las partículas en suspensión cuando inhalamos pues no sella su perímetro.

Las mascarillas EPI deben cumplir cierts as específicaciones para evitar la inhalación de microgotas y polvo. Ciertas mascarillas implementan válvulas de exhalación que favorecen la respiración y eliminan el calor de nuestro aliento.

En hospitales, las mascarillas se usan de la siguiente forma:

– Mascarillas quirúgicas son adecuadas para personas ya contagiadas o susceptibles a estarlo, para evitar el contagio a otras personas.
– Mascarillas autofiltrantes FFP2 o FFP3 es adecuado para personal sano que pueda estar en contacto con contagiados o que puedan estarlo, con el objetivo de evitar contagiarse.
– Mascarillas autofiltrantes FFP3, para sanitarios que trabajen con pacientes realizando procedimientos que generen aerosoles, como la traqueotomía, la reanimación cardiopulmonar, intubación traqueal y demás.

Espero haber respondido a la pregunta sobre cuales o qué Mascarillas nos protegen ante el Coronavirus.

Mascarilla protección coronavirus ffp2 KN 95

Preguntas frecuentes sobre las mascarillas

¿Me pongo mascarilla para bajar a la compra?

Además de «Qué Mascarillas nos protegen ante el Coronavirus», esta es una de las preguntas más recurrentes. Las mascarillas de protección quirúrgica pueden ser útiles para evitar que se propague el virus pues evitan que salgan al exterior. Son adecuadas si vas al supermercado, farmacia, o donde requieras pues aunque no tengamos síntomas podemos ser un vector de contagio sin saberlo, al ser asintomáticos,  limitando en cierta medida la posibilidad de diseminarlo al estornudar y que quede en suspensión y sobre todo de contaminar superficies. Pero, es importante que sepamos que no protegen de fuera hacia dentro.

¿Podemos lavar las mascarillas de protección y reutilizarlas?

Es vital que sepamos que las mascarillas quirúrgicas no son lavables. Al estar compuestas de celulosa, al lavarlas, pierden las características del filtro y se desharían. Sin embargo, las mascarillas filtrantes sí pueden reutilizarse siempre y cuando las conservemos en buenas condiciones higiénicas, al igual que las que nos protegen contra gases. Las de tela, aunque son bastante menos eficaces, se podrían lavar con una solución de lejía, pero no son aconsejables.

¿Cómo ponernos la mascarilla?

Es importante saber utilizarlas, ajustándolas muy bien a la nariz, de manera que tapen nariz y boca,  y si son de atar, debemos fijarlas a la nuca lo más fuerte posible para que se ajusten bien. La mayoría de las que hay, tienen dos gomas que se colocan detrás de las orejas y dejan muchos espacios; aunque cumplen el objetivo de proteger de dentro a fuera.